Publicar bajo seudónimo Vol. II

 


escritor seudónimo

Como escritor, hubo un tiempo en el que tuve mis dudas con qué nombre quería ser conocido. Me imaginaba mil situaciones con el fin de ver los pros y contras de tales decisiones. Me pregunto si aquello fue un DAFO en toda regla sin saber siquiera su existencia. El caso es que mi apellido nunca me dio buenas vibraciones, aunque ciertas personas trataron de convencerme de lo contrario. Ahora lo pienso y me hace gracia, pero nada más. Sé que hicieron un tremendo esfuerzo para evitar que me desmotivara. Ante la duda, (omito la coletilla poética socarrona) me inventé un nombre: Dave Holmes. Continue reading «Publicar bajo seudónimo Vol. II»

Publicar bajo seudónimo, con Laila R. Monge

seudónimo

Supón que ya tienes tu flamante libro escrito y revisado hasta odiarlo tanto que quieres pegarte un tiro en la cabeza, pero crees que el éxito y la fama te van a ayudar a pagar las jodidas deudas que carta a carta te recuerdan lo pobre que eres. Sin embargo, no quieres que tu nombre te robe la libertad y el goce de pasar desapercibido entre la gente cuando salgas a comprar el pan. Tampoco te pone cachondo esa idea de ver tu cara en el lateral del bus en el que se te anuncia como la novedad literaria del año.

Vamos a ver, angelito mío, eres un escritor novel, así que baja el culo de las nubes. Hay una solución: usar un seudónimo.

Publicar bajo seudónimo, con Laila R. Monge

Continue reading «Publicar bajo seudónimo, con Laila R. Monge»

¿Corregir en Word o en papel?

corregir en word o en papel

A la hora de corregir una novela o un relato, o cualquier otro tipo de documento, solemos hacerlo directamente sobre el procesador de textos (Word, Libreoffice, etc) porque resulta mucho más versátil, cómodo y eficaz, por las posibilidades que estas herramientas ofrecen, pero también se puede modificar la ubicación de párrafos e incluso páginas enteras, así como la eliminación total o parcial de un capítulo. Sí, esta es otra de las tareas del escritor multitarea.

Yo lo hago, no voy a negarlo, sería como ignorar la evidencia. Me gusta, además, marcar con colores lo que me parece necesario y lo que considero inútil. Subrayar frases malsonantes y crear notas en los márgenes y me escribo en ellas regañinas por esas barbaridades que descubro al revisar.
Sin embargo, la revisión y corrección no siempre nos presenta los resultados óptimos deseados y es cuando consideramos la opción de imprimir y darle caña al boli rojo de toda la vida.

Continue reading «¿Corregir en Word o en papel?»

Follow

Get the latest posts delivered to your mailbox: