Dejar de escribir es como dejar el gym

dejar de escribir

 

Dejar de escribir es como dejar de ir al gym o ejercitar, ensayar, entrenar, tirarse de cabeza a la operación escri-Thor.

A estas alturas no se trata de comprender cómo es posible que haya quienes puedan dejar de escribir los mismos que se definen como escritores, pero existen, aunque no lo dicen todos quienes abandonan la escritura.

Pero luego pasa lo que pasa y para cuando quieren volver a echar ríos de tinta, les cuesta más volver a coger el ritmo de teclear una hora —por lo menos— al día.

Si bien existen ejercicios y métodos sencillos para retomar el hábito de la escritura como este que ya te comenté hace tiempo, puedes simplemente liberarte de la presión y relajarte compartiendo tu experiencia con otros escritores y lectores, ya que son los que finalmente te van a leer.

Esta semana han venido algunos amigos para contarnos los detalles de su destreza en estos casos.

Ellos son Marimar González Gómez, Alejandro Fernández y Aritz P. Berra.

Dejar de escribir es como dejar el gym

Continue reading “Dejar de escribir es como dejar el gym”

Publicar bajo seudónimo, con Laila R. Monge

seudónimo

Supón que ya tienes tu flamante libro escrito y revisado hasta odiarlo tanto que quieres pegarte un tiro en la cabeza, pero crees que el éxito y la fama te van a ayudar a pagar las jodidas deudas que carta a carta te recuerdan lo pobre que eres. Sin embargo, no quieres que tu nombre te robe la libertad y el goce de pasar desapercibido entre la gente cuando salgas a comprar el pan. Tampoco te pone cachondo esa idea de ver tu cara en el lateral del bus en el que se te anuncia como la novedad literaria del año.

Vamos a ver, angelito mío, eres un escritor novel, así que baja el culo de las nubes. Hay una solución: usar un seudónimo.

Publicar bajo seudónimo, con Laila R. Monge

Continue reading “Publicar bajo seudónimo, con Laila R. Monge”

Escribir en pelotas

escribir en pelotas

Dicen que lo natural es más sano. Sano puede ser cualquier cosa, desde comer frutas, hasta pasear en un bosque. Y por ahí voy. Si lo natural es más sano, escribir en pelotas, también lo es. Pero antes de desabrocharte el sujetador o quitarte los calzoncillos, termina de leer esto, porque con lo de escribir en pelotas me refiero a escribir sin pensar en si gustará a los lectores o si será una nueva bola de papel. En el siguiente párrafo comienza mi explicación. Ahora, si te apetece escribir con los gluteus maximus pegados a la silla, date el gusto. ¡Enjoy! Porque leer en pelotas también es un gustazo.

Aclarado esto, vamos al despiporre.

Escribir en pelotas

Continue reading “Escribir en pelotas”

Follow

Get the latest posts delivered to your mailbox: