José Manuel Blanco

El invitado de una boda que desea que otro invitado lo empotre. Un gobernante al que le preguntan en televisión por su sexteo en Grindr e Instagram. Y un joven que se pregunta qué fue de aquel chaval con el que tonteaba en Facebook.

¿Real o ficción?

Son situaciones que un hombre gay o bisexual podría haber vivido o con las que sentirse identificado. Bueno, lo de ser un político y que te pregunten por tus conversaciones en Grindr, de momento no (que sepamos). Pero estos tres hombres, en concreto, pertenecen por ahora a la ficción: son tres de los protagonistas de Revolución en la Red, mi primer libro de relatos. Son nueve cuentos con mucho humor sobre nuestro uso de internet. Entre los temas están la privacidad o el rastro digital. Nada que no preocupe ahora a los tuiteros o que les sirva de cachondeo.

Algunos relatos de Revolución en la Red están protagonizados por hombres gays. No es para cumplir ninguna cuota: surge porque me lo pide el cuerpo, porque creo que es acorde para la historia; si lo transformara, me mentiría a mí mismo y me frustraría. Estos personajes viven su sexualidad sin problemas, comentando con otros personajes lo que sienten por hombres. El ambiente en esos relatos es ideal: no hay homofobia, no hay armarios, no hay sufrimiento interior. Como debería ser en la vida real.

Escribir sobre ellos también es una salida del armario para mí. Pienso que una persona nunca termina de salir del armario (hola, presunción de heterosexualidad), así que estos personajes y estos relatos también me pueden ayudar a mí. Como nos contó Fani Álvarez en este mismo blog, “supongo que incluir personajes diversos era el siguiente paso lógico de mi completa aceptación”. Y eso que ahora recuerdo algunos relatos que escribí en la adolescencia y que ya preludiaban algo…

Escribir ficción con personajes LGBT+ (gays, en este caso) normaliza la diversidad sexual. No sé si Manu, Daniel y Hugo (los protagonistas de La boda, Entrevista al presidente del Gobierno y Memoria digital, respectivamente) se pueden convertir en referentes para alguien, pero quiero pensar que su forma de disfrutar de Grindr y Scruff, de cotillear los torsos velludos de Instagram o de enamorarse de hombres ayudarán para que alguien con dudas sobre su orientación sexual o armarizado tenga un lugar en el que reflejarse. También, que servirán al resto del colectivo para encontrar historias con las que identificarse. A mí me ayuda y me sirven. Y por último, que será una acción más para normalizar: nos hemos criado con multitud de personajes heteros, así que estos tres hombres y sus aventuras no deberían chirriar. Son cada vez más los libros y proyectos que muestran esa diversidad sexual; entre los más recientes en español, Iridiscencia y Empotradoras. Y los de Revolución en la Red no serán mis únicos personajes gays: ya hay varios más bosquejados.

Vuelvo a citar palabras de Fani: “Más que un acto de valentía, lo considero un acto de justicia, de reclamar lo que es mío”. Y añado: un acto de dar al colectivo relatos y personajes.

Revolución en la red

Otro de los relatos, Sexting, es una conversación entre dos personajes por una app de mensajería. Estos son… ¿qué son? ¿hombres, mujeres? ¿se identifican con algún género? Lo dejo a vuestra imaginación (o a vuestro análisis lingüístico).

Por cierto, Manu, Daniel y Hugo son los protagonistas de esos relatos, pero no son los únicos hombres gays de Revolución en la Red. Lorenzo estará en la boda con Manu. Y unos tales Israel, Roberto y Aleix se pasearán por Instagram y Facebook en otros cuentos. Ahora te toca descubrir en qué consiste su papel.

Puedes comentar Revolución en la Red en redes sociales con la etiqueta #RenlaRed. También encontrarás el libro en Goodreads. A mí me puedes encontrar en mi página web, en Twitter, en Facebook, en Instagram y en Goodreads.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: David Cristo Orell (Autor) Finalidad: enviarte toda la información que considere interesante para ti, sin quemarte con publicidad a saco Consentimiento: dime que estás de acuerdo XD Destinatarios: Para gestionar el boletín mensual, los datos se envían a Mailchimp, una empresa de reconocida reputación, que cumple con todas y cada una de las políticas de protección de datos y seguridad vigentes. El suscriptor puede darse de baja de esa lista de correo en cualquier momento pinchando en el enlace que viene en el pie de cada correo. Si quieres conocer la política de protección de datos de Mailchimp, puedes consultarlas aquí. Al realizar comentarios en cualquiera de los formularios de la página web, los datos se envían a Hostalia. Puedes consultar la política de privacidad de Hostalia en este mismo enlace. Derechos: tienes pleno derecho en cualquier momento a solicitar el acceso a los datos personales, rectificación o eliminación, a solicitar la limitación de su tratamientos y a la portabilidad de datos desde nuestra BBDD, pidiéndomelo con un correo electrónico a la siguiente dirección: dorell82@gmail.com

Follow

Get the latest posts delivered to your mailbox:

A %d blogueros les gusta esto: